Ember con su consolador transparente