vibrador

La rubia Lea Lexis es follada a fondo por el culo por Mick Blue

Mick Blue penetra duro el culo de la preciosa rubia Lea Lexis. La veremos postrada a cuatro patas recibiendo su dosis de sexo anal, además de verla practicando la doble penetración con la ayuda de la polla de Mick y de un consolador vibrador que ella usa.

Colegiala busca ensanchar su ano

Una pobre colegiala intenta agrandar su estrecho culo con la ayuda de un vibrador cuando un intrépido caballero se cruza en su camino. El hombre saldrá al auxilio de la pobre muchacha y le ayudará a cumplir con su objetivo de dilatación anal.

Las inocentes Alexis Brill y Ria Rodrigez juegan con un hielo

Alexis Brill y Ria Rodrigez son dos preciosas adolescentes que están iniciándose en el sexo lésbico. Las juguetonas mujeres gozarán juntas de un relajado encuentro sexual en el que acariciaran con sus lenguas y un vibrador sus almejas calientes.

La joven Daisy Dalton teniendo sexo con un viejo sobre el sofá

Daisy Dalton es una preciosa jovencita de bonitos ojos claros, tetas pequeñas y traviesa mirada, a la que vais a ver follando con un viejo sobre un curtido sofá de cuero. Usa calcetas largas estilo lolita, y disfruta practicando sexo delante de la cámara.

Nena con su vibrador

Camila Nena muy buena, con un culito super rico y una conchita bien caliente que le gusta jugar con su vibrador. Camila le gusta masturbarse con su vibrador hasta que se corre y se moja toda. Continuar viendo mas >>>

Se venga de su novio poniéndole los cuernos con otro chico

Una despechada novia pone los cuernos a su novio tras haberse enterado de una infidelidad pasada. Al enterarse a llamado a su mejor amigo para practicar con el juegos sexuales sin penetración, grabándolo en vídeo para enviárselo por email a su ex-novio.



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Enculada en la playa

Era finales de Septiembre y la playa estaba casi desierta. Aunque soplaba algo de viento fresco, si te ponías al sol al amparo de alguna roca, hacía bastante calor. Solo algunas personas mayores paseaban por la orilla cerca del pueblo, y nadie a medida que te adentrabas en la playa. Nos fuimos hacia la zona donde las dunas y las rocas propias de esta playa forman pequeñas calitas protegidas por todos lados y a las que sólo se puede acceder por la orilla cuando el mar esta bajo por la mañana. Por arriba era también imposible acceder ya que el acantilado que teníamos a nuestra espalda no tenía bajada al mar. Poco después de habernos instalado, la marea empezó a subir cerrando todos los accesos. – ¿Para qué me habrás traído tú aquí?- Dijo ANA con una sonrisa pícara en los labios. Demasiado bien lo sabía después de lo de la noche anterior. No pasó “nada”, sexualmente hablando, pero “mucho” …Ver mas