WebCam ToqueSensual.com

Lamidita

Video Porno de una Chica Lesbiana haciendole una Lamidita a su novia. Video Exclusivo de Nenas18.com

Niñas de la selva

Mi nombre es julio, tengo 27 años, esto que les cuento me paso cuando tenía 23 años, recién terminaba mi carrera de profesor de educación primaria, cuando me ofrecen un trabajo en un pueblo de Iquitos en Perú, donde estas las mujeres más ardientes del mundo, y después me entere que las jovencitas no se quedaban atrás. Aliste mis maletas y me fui a lo que sería la gran aventura de mi vida, llegando conocí a Sofía, una hermosa jovencita de color canela, ella era hija de la señora que me alquilaba el cuarto y me daba pensión también, ella era una jovencita bastante alegre y muy cariñosa, y su mama era una mujer bastante liberal, tanto que después me acosté con ella. Su mama aprovechaba mi profesión para que le enseñara a Sofi los temas que no entendía, y muchas veces me dejaba a solas con ella, y que más no quería yo, siempre me han atraído las jovencitas. …Ver mas

Denise folla con su amante en un lujoso servicio

Denise y su amante hacen el amor en un lujoso servicio. La adorable mujer de coleta se abre de piernas para el tirada en el suelo, para luego hacerse follar de pie por detrás apoyada en el lavabo.



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Mi profesor me folló el culo

Me gustaba bromear con mi profesor de Lengua, Joaquín, de unos cuarenta años pero muy guapo y atractivo. Yo tenía 16 años y estaba en 1º de ESO en un instituto de mi ciudad. Soy muy extrovertida, muy caliente y un poco puta la verdad, así que lo que me pasó ya se veía venir. Había muchos roces con él, muchas caricias inocentes. Un día me atreví a pedirle que me hiciera cosquillas por el cuello y los brazos y él accedió gustosamente. Lo hacía con mucha sensibilidad y me gustaba mucho, también le pedí que me hiciera cosquillitas por la espalda, y entonces él metía su mano por dentro y me producía escalofríos cuando me cosquilleaba. Luego pasó de las cosquillas a las caricias. Esto me lo hacía todos los días, cada vez me hacía cosas nuevas, como bajar hasta el final de la espalda y acariciarme el comienzo del culito, o pasarme los dedos levemente por mis tetas, …Ver mas