WebCam ToqueSensual.com

Dos tíos bi follando con una negra gorda

Hay quienes se quejan de que no hay suficientes pelis porno de tíos bisexuales, así que este va para ellos. Dos jóvenes guapos y una negra gorda que realmente sabe cómo manejar sus pollas. Pero ellos no solamente se cachondean con ella. Es más, parecen estar más interesados en follar entre ellos si me lo preguntas.

Dos tíos bi follando con una negra gorda

La hija de la señora del aseo Daniela

Este relato es la continuación de la vez q en mi cama acaricie a Daniela, esto ocurro casi un mes después y es una de las experiencias más extraordinarias q haya Yo tenido en mi vida. Un buen día me llama la señora Cecilia la madre esta dulce BB q Daniela necesitaba de un computador y necesitaba hacer algunas impresiones y q si Yo le podía ayudar, claro que si le dije y en media hora estaban timbrando a la puerta, Yo esperaba q la señora aprovechara y me hiciera aseo pero fue grande mi sorpresa cuando ella no entro y dijo q tenía un servicio al otro lado de la ciudad, serian no más de las 2 de la tarde y que llegaría sobre las 6. TODO EL DIA ESA BB PARA MI SOLITO, el problema está que si recordaran la vez q le tome la mano para q cogiera mi pene y lo besara se asustó y se …Ver mas



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Mi profesor me folló el culo

Me gustaba bromear con mi profesor de Lengua, Joaquín, de unos cuarenta años pero muy guapo y atractivo. Yo tenía 16 años y estaba en 1º de ESO en un instituto de mi ciudad. Soy muy extrovertida, muy caliente y un poco puta la verdad, así que lo que me pasó ya se veía venir. Había muchos roces con él, muchas caricias inocentes. Un día me atreví a pedirle que me hiciera cosquillas por el cuello y los brazos y él accedió gustosamente. Lo hacía con mucha sensibilidad y me gustaba mucho, también le pedí que me hiciera cosquillitas por la espalda, y entonces él metía su mano por dentro y me producía escalofríos cuando me cosquilleaba. Luego pasó de las cosquillas a las caricias. Esto me lo hacía todos los días, cada vez me hacía cosas nuevas, como bajar hasta el final de la espalda y acariciarme el comienzo del culito, o pasarme los dedos levemente por mis tetas, …Ver mas