Nenas

La hija de la señora del aseo Daniela

La hija de la señora del aseo Daniela

Este relato es la continuación de la vez q en mi cama acaricie a Daniela, esto ocurro casi un mes después y es una de las experiencias más extraordinarias q haya Yo tenido en mi vida. Un buen día me llama la señora Cecilia la madre esta dulce BB q Daniela necesitaba de un computador y necesitaba hacer algunas impresiones y q si Yo le podía ayudar, claro que si le dije y en media hora estaban timbrando a la puerta, Yo esperaba q la señora aprovechara y me hiciera aseo pero fue grande mi sorpresa cuando ella no entro y dijo q tenía un servicio al otro lado de la ciudad, serian no más de las 2 de la tarde y que llegaría sobre las 6. TODO EL DIA ESA BB PARA MI SOLITO, el problema está que si recordaran la vez q le tome la mano para q cogiera mi pene y lo besara se asustó y se …Ver mas

Niñas de la selva II

Niñas de la selva

Que se le iba a hacer pues, llego su mama del mercado a malograr el placer y los planes que tenía para mi Sofía, lindo angelito, pero no me iba a quedar con las ganas de tirarme a tan linda niña. Eso fue un día sábado, el domingo transcurrió sin novedades, pero llego el lunes, y Sofía estaba en el mismo colegio en el que iba a enseñar yo, solo que ella estaba en sexto de primaria, y yo iba a enseñar en quinto. Llego el gran día, era lunes y me levante temprano para ir a mi centro de trabajo, que luego se convertiría en mi centro de placer, para mi satisfacción su mama de Sofi me pidió que todos los días la llevara conmigo al cole, nunca pensé que eso me iba a dar mucho placer, pues teníamos que ir en micro (bus), y a esas horas esos carros iban bastante llenos, pues todos los niños y niñas …Ver mas



Relatos Eróticos

Venezolana desvirgada

Venezolana desvirgada

En el invierno de 2002, cuando yo tenía unos 20 añitos, tuve una experiencia inolvidable, que me hizo gozar como loco, me mostró el infinito y me dio vuelta la cabeza. Ahora paso a relatarles lo que sucedió aquella noche increíble. Yo había sido invitado por unos amigos míos a un asado, en un country en las afueras de Buenos Aires. Los comensales eran alrededor de 30, pero lamentablemente, y como en general sucede en estas ocasiones, éramos más hombres que mujeres, así que yo traté de ponerle buena onda al asunto, y así pasarla lo mejor posible, aunque no tenía ninguna esperanza de irme con una hembra del lugar. La mayoría de las chicas eran conocidas mías, todas entre 19 y 21 años, algunas muy lindas pero con un grado de estupidez en sus mentes que llamaba la atención. Pero había dos mujeres, mejor dicho dos “fierros” que partían la tierra al medio, y a las cuales yo nunca …Ver mas