WebCam ToqueSensual.com

Cachondeando en la Universidad

Desde que que iniciamos el primer semestre en la universidad, se formaron los grupos e identificaron las personas, los populares, los nerd, la zorrita, la mamone etc. Una de las zorritas era Gloria, ella era una chava morena, de 1:58 de estatura, de cara con algunos gestos indígenas, y unas grandes bubies que se convirtieron en su mejor atributo, de vez en cuando al sentarse dejaba que la banda pesada que se sentaba al fondo de las aulas, viera el hilo dental de sus tangas, invitándonos a chulearla, y a ser morbosos con ella. A ella le fascinaba ser el centro de atención y rodearse de los hombres que la ensalzaban con tal de darle un arrimón entre clases. Hasta que empezó noviazgo con uno de ellos, el resto nos apartamos y hasta cierto punto nos retiramos como perros de carnicería que buscan nueva carne, cuando se termina la que seguían. Sin embargo yo seguí platicas y amistad con ella, …Ver mas

Feliz Navidad 2014

Desde Nenas18.com queremos desearos una Feliz Navidad 2014 con estas lindas fotos de Mama Noels. Que os traigan regalos parecidos a estos.

Recopilatorio de corridas masivas sobre chicas calientes

Vídeo porno que recopila un montón de pringosas corridas sobre los cuerpos desnudos de preciosas mujeres. Veremos como masturban a los sementales para que derramen grandes cantidades de leche para ellas. Recopilaciones en vídeo de folladas y corridas.



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Enculada en la playa

Era finales de Septiembre y la playa estaba casi desierta. Aunque soplaba algo de viento fresco, si te ponías al sol al amparo de alguna roca, hacía bastante calor. Solo algunas personas mayores paseaban por la orilla cerca del pueblo, y nadie a medida que te adentrabas en la playa. Nos fuimos hacia la zona donde las dunas y las rocas propias de esta playa forman pequeñas calitas protegidas por todos lados y a las que sólo se puede acceder por la orilla cuando el mar esta bajo por la mañana. Por arriba era también imposible acceder ya que el acantilado que teníamos a nuestra espalda no tenía bajada al mar. Poco después de habernos instalado, la marea empezó a subir cerrando todos los accesos. – ¿Para qué me habrás traído tú aquí?- Dijo ANA con una sonrisa pícara en los labios. Demasiado bien lo sabía después de lo de la noche anterior. No pasó “nada”, sexualmente hablando, pero “mucho” …Ver mas