Culonas Follando

WebCam ToqueSensual.com

Una lolita de rostro angelical llamada Elsa Jean lamiendo rabo

Elsa Jean es una preciosa lolita de tetas pequeñas y rostro angelical a la que vais a ver haciendo una mamada perfecta, despacio y sin prisas. El arte de la mamada lenta consiste en lograr que el dueño del rabo se corra sin que le toquen el cipote casi.

Jodie Taylor gozando de una máquina folladora en solitario

Un potente máquina folladora dotada de un incansable consolador, es la encargada de follarse en esta ocasión a Jodie Taylor. La simpática pelirroja pecosa disfrutará calzando tacones sobre una mesa roja, siendo penetrada a fondo por la máquina.

Timea Bella en una masturbación anal con su juguete sexual

Timea Bella es una jovencita de pelo negro a la que la gusta masturbarse después de acicalarse el pelo. La hembra caliente gozará metiendo en su coño y en su culo un consolador negro, con el que llegará al orgasmo sentada en el suelo.

La jovencita rusa Zarina compartida por dos jóvenes en la cama

Zarina es una dulce jovencita rusa a la que su novio comparte en la cama con sus amigos. A cuatro patas chupará la polla a su novio hasta hacer que se corra entre sus labios, mientras su amigo la folla a cuatro patas por el culo hasta correrse en su ano.

Mandy Sky abre su ojete tímidamente para que su novio la perfore

Mandy Sky es una jovencita preciosa que se ha enamorado por primera vez y como quiere que su novio disfrute va a dejar que la penetre el coño y el culo sin remilgos, dejando que el tipo la perfore a voluntad corriéndose en la boca de la inocente jovencita.

Intenso trío de sexo amateur entre tres jóvenes rusos

Un afortunado jovenzuelo se lo va a montar con dos jóvenes chicas rusas que le harán una buena mamada, preparándole el nabo para que las meta unas buenas folladas, y mientras una es jodida la otra gemirá acariciando la seta de su compañera.



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Venezolana desvirgada

En el invierno de 2002, cuando yo tenía unos 20 añitos, tuve una experiencia inolvidable, que me hizo gozar como loco, me mostró el infinito y me dio vuelta la cabeza. Ahora paso a relatarles lo que sucedió aquella noche increíble. Yo había sido invitado por unos amigos míos a un asado, en un country en las afueras de Buenos Aires. Los comensales eran alrededor de 30, pero lamentablemente, y como en general sucede en estas ocasiones, éramos más hombres que mujeres, así que yo traté de ponerle buena onda al asunto, y así pasarla lo mejor posible, aunque no tenía ninguna esperanza de irme con una hembra del lugar. La mayoría de las chicas eran conocidas mías, todas entre 19 y 21 años, algunas muy lindas pero con un grado de estupidez en sus mentes que llamaba la atención. Pero había dos mujeres, mejor dicho dos “fierros” que partían la tierra al medio, y a las cuales yo nunca …Ver mas