WebCam ToqueSensual.com

Sexo caliente

Nuevamente Ember nos trae una de sus sesiones fotograficas donde nos complace con un consolador bien gordo que se lo mente hasta el fondo.

Sexo caliente Sexo caliente

Niñas de la selva

Mi nombre es julio, tengo 27 años, esto que les cuento me paso cuando tenía 23 años, recién terminaba mi carrera de profesor de educación primaria, cuando me ofrecen un trabajo en un pueblo de Iquitos en Perú, donde estas las mujeres más ardientes del mundo, y después me entere que las jovencitas no se quedaban atrás. Aliste mis maletas y me fui a lo que sería la gran aventura de mi vida, llegando conocí a Sofía, una hermosa jovencita de color canela, ella era hija de la señora que me alquilaba el cuarto y me daba pensión también, ella era una jovencita bastante alegre y muy cariñosa, y su mama era una mujer bastante liberal, tanto que después me acosté con ella. Su mama aprovechaba mi profesión para que le enseñara a Sofi los temas que no entendía, y muchas veces me dejaba a solas con ella, y que más no quería yo, siempre me han atraído las jovencitas. …Ver mas



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Le termine de dar por el culo a Dalmita

Les conté de mi basta vida sexual, con las sobrinas de mi esposa, aprovechando mi situación económica, y la magra posición de ellas, por distintos motivos, fui de a una Doblegándolas y teniendo con cada una encuentros, que me dieron como hacia años, no tenía, ninguna, de ellas me decepciono, pero mi atención, se posaba en Dalma, ese bombón de 17 añitos, que se vino a quedar un día en mi casa quinta, y deslumbre, y pude tener una sesión sexual, a la que por un desenfreno, mió termine, penetrando, su culito, por primera vez. Pasaban los días, mi mente puesta en Dalmita, no todos los días, un hombre de mi edad, se puede comer un bocadito casi virgen, y desflorarle ese culo, espectacular, por primera vez. Nos cruzamos, en varios momentos, ya que ellas todas giraban, su vida cotidiana mas o menos con su tía, la que siempre estaba, para ellas, y yo acompañándola, Dalma no era la excepción, …Ver mas