WebCam ToqueSensual.com

El coño

En mi vida he catado unos cuantos conejos, por lo que, por mi experiencia personal me veo capacitado para escribir No han sido ni 3 ni 5 los coños que he saboreado, sino unas cuantas docenas de ellos. Contar todas las experiencias que he pasado con mis amigas las almejas me llevaria folios y folios, por lo que contare lo mas singular de esas saladas experiencias, o las que me acuerde ahora, que cojones Un coño es un coño Eso es algo mas real que las putas follan por dinero Descubri tarde lo que era un coño. Cuando era niño los observaba en la revista Interviu, preguntandome que era esa barba de rasputin en el bajo vientre de las damas Cuando tuve la tierna edad de 17 años, pude palpar un chocho mojado a una belga en la playa, de noche, a solas, y senti sensaciones en mi cuerpo curiosas. ¿Qué era eso? Si movias los dedos por ahí, la …Ver mas

La dulce Amanda se deja hacer de todo

Amanda no ha estado mucho en el porno, pero en vez de ponernos tristes vamos a dejarnos llevar por le momento y disfrutar de una de sus escenas, en las que parece una inocente pero guarrilla joven.

Sexo anal con aires cariocas

Joao acaba de fichar por un importante equipo de fútbol y su novia está emocionadísima. La joven mulata con aires de grandeza frota su coño a ritmo de samba sobre la polla del jugador para luego abrir su culo y dejar que marque un golazo en su ano.

Tarde de sexo

Video porno casero de una Tarde de sexo muy lujuriosa.



Relatos Eróticos & Articulos de Sexo

Mi profesor me folló el culo

Me gustaba bromear con mi profesor de Lengua, Joaquín, de unos cuarenta años pero muy guapo y atractivo. Yo tenía 16 años y estaba en 1º de ESO en un instituto de mi ciudad. Soy muy extrovertida, muy caliente y un poco puta la verdad, así que lo que me pasó ya se veía venir. Había muchos roces con él, muchas caricias inocentes. Un día me atreví a pedirle que me hiciera cosquillas por el cuello y los brazos y él accedió gustosamente. Lo hacía con mucha sensibilidad y me gustaba mucho, también le pedí que me hiciera cosquillitas por la espalda, y entonces él metía su mano por dentro y me producía escalofríos cuando me cosquilleaba. Luego pasó de las cosquillas a las caricias. Esto me lo hacía todos los días, cada vez me hacía cosas nuevas, como bajar hasta el final de la espalda y acariciarme el comienzo del culito, o pasarme los dedos levemente por mis tetas, …Ver mas