Niñas de la selva II


, , , , ,

Que se le iba a hacer pues, llego su mama del mercado a malograr el placer y los planes que tenía para mi Sofía, lindo angelito, pero no me iba a quedar con las ganas de tirarme a tan linda niña.
Eso fue un día sábado, el domingo transcurrió sin novedades, pero llego el lunes, y Sofía estaba en el mismo colegio en el que iba a enseñar yo, solo que ella estaba en sexto de primaria, y yo iba a enseñar en quinto.
Llego el gran día, era lunes y me levante temprano para ir a mi centro de trabajo, que luego se convertiría en mi centro de placer, para mi satisfacción su mama de Sofi me pidió que todos los días la llevara conmigo al cole, nunca pensé que eso me iba a dar mucho placer, pues teníamos que ir en micro (bus), y a esas horas esos carros iban bastante llenos, pues todos los niños y niñas claro, iban al cole.
Subí con Sofi a uno de los micros que nos llevarían al cole, que rico fue eso, me puse detrás de ella, y a medida que el bus se llenaba y se iba moviendo, yo la iba sobando por detrás, que rico sentir ese hermoso y respingadito culito de la niña, que a pesar de su juventud, estaba bien desarrollada la chamaca.
Llegue duro como un tronco al cole, es por eso que no pude evitar mirar con malos ojos a las niñas que iban a ser mis alumnas y algunas mis putitas, jejejejeje.
Ese día fije mi atención en dianita, una linda jovencita, era morenita, como casi todas las niñas de por allí, era de contextura normal, se notaba que sus teticas eran más grande de lo normal, y su colita era bastante levantadita, que linda niñita por dios.
Ese día me dedique a prestarle atención a dianita, ese día les enseñe matemáticas y lengua, pero a ella quería enseñarle otro tipo de lengua, jejejeje.
pues ese día hubiera transcurrido sin novedad, de no ser por mi linda Sofi, que en la hora de recreo fue a visitarme a mi salón para platicar lo del sábado, pero como estaba solo y arrecho, no deje pasar la oportunidad, cerré el salón y la subí al escritorio, le levante la faldita y me dedique a lamer ese coñito virgen y peladito, que rico, estaba tan excitado que hasta me daban ganas de tirármela ahí mismo, pero tenía que ser algo especial con mi Sofi, pero algo más tenía que pasar, así que me baje el pantalón y por primera vez se lo sobe, lo subía y bajaba por todo su coñito, que rico gemía Sofi, después la senté en el escritorio y se lo sobe por su carita, y le insinué que lo besara, que rico me lo empezó a besar, pero yo quería más, así que le abrí su boquita y me la empecé a cachar por su boquita, que rico, como comprenderán, eso no se puede aguantar, así que sin más ni más me corrí, no en su boquita claro, si no en un pedazo de papel, no quería que saliera de ahí con pruebas de nuestro momento de placer, jejejeje.
Bueno ese día termino así, que lindo lunes, me hice amigo de varias niñas, incluso les dije que si tenían algún problema con alguna materia me buscaran o me platicaran sea de lo que fuere, claro que yo pensaba maliciosamente, yo pensaba en disfrutar de esas lindas niñita de nuestra querida selva peruana.
llego el viernes, los demás días transcurrieron con tranquilidad, solo que me hice más amigo de las niñas de mi salón, sobretodo de dianita, que alegremente vivía a 4 cuadras de donde vivía yo, y que conocía a Sofi, y ella precisamente me pide que le enseñe unos problemas de matemáticas que no entendía, y me pide que por favor vaya a su casa, porque su mama no quería que saliera fuera de casa, eso no me gustó mucho pero que iba a ser, tenía que ser amigo de la niña pues, y su mama la cuidaba bastante porque no quería que se viera con su papa, pues la señora vivía sola con dianita y su hermana mayo Carla, otra linda nena, que ya estaba en secundaria.
así que fui el sábado a su casa, estaba la señora y sus dos hijas, mi linda dianita, y su hermana carlita, como las llamaba su mama de cariño, la señora me dijo que podíamos quedarnos en el cuarto de las niñas para tener mayor comodidad, mientras ella preparaba el almuerzo, y empecé a enseñarle a la niña, pero la verdad estaba un poco desconcentrado, pues la niña estaba solo en pijama y se le notaban sus ricas tetitas, y que decir de su quebradito culito, que delicia de niña por dios, estaba con esas pijamas que son de tela delgada, y por eso que me daba ese espectáculo, y yo tenía que sacar algo de provecho por esas clases, ya que era una familia humilde y posiblemente no me pagarían. así que cada vez que podía me acercaba más de lo posible a la niña, y como ella estaba del otro lado de la meza, le dejaba problemas un poco complicados para que ella me pregunte de que se trata, y yo me acercaba a su lado, me pegaba otras de ella para sentirla y para que sienta me pene, que estaba duro como tronco, ella no decía nada, parece que las niñas de por allá son arrechas de nacimiento, así que cada vez lo hacía con más descaro, y cada vez que me preguntaba algo yo me acercaba a su lado y le rozaba mi bulto y aprovechaba la ocasión para disimuladamente rozar sus pechitos, y no aguantaba más esta situación y como había pasado casi media hora desde que le estaba enseñando y no venía nadie, le dije que tenía sed y que iba por un poco de agua, que buena sorpresa, al salir a de su cuarto vi que no había nadie en la casa, así que le pregunte a dianita porque su mama no estaba cocinando, a lo que ella me dijo que si estaba cocinando, pero que hacían olla común con las vecinas de su cuadra, algo así como un comedor popular, mas no podía pedir, a la próxima que me dijo que no entendía el problema, no se me ocurrió decirle que si iba a estar así, mejor se sentara en mis piernas para no tener que pararme a cada momento para explicarle, grande mi sorpresa cuando la niña sin más ni más se paró y se sentó en mis piernas, por dios, que niña para más putita me había resultado, no perdí oportunidad, estaba contra el reloj, tenía que aprovechar los máximo ese momento, así que le dije que tenía que darle unos masajes para que se concentre más en sus tareas, a lo que ella accedió, así que empecé a sobarle la espalda, el cuello la pare un poquito y la apoye contra la mesa, empecé a sobarle sus ricas nalguita, con las que me había ,masturbado unas cuantas veces , ella no decía nada, solo gemía despacio, pero se notaba lo excitada que estaba, así que me atreví a pedirle que se quitara la pijama, ella me dijo que solo se subiría un poco la parte de arriba, pues podía venir su mama, eso para mí ya era bastante, así que acepte y empecé a besarle sus teticas se las besaba, las mordía despacio, y la apretaba, no podía creerlo, estaba en la gloria, pensar que una niña me estaba dando ese enorme placer, no aguante más y le dije si quería ver mi verga, ella casi me suplico que si, así que la saque para me la viera, pera esa niña quería más, me la agarro y empezó a meneármela, como si supiera como hacerlo, después me entere que ella y su hermanita carlita habían visto varias veces a su mama follar con su pareja, que no vivía con ellas pero siempre llegaba en las noches a visitarlas, que niñas pues, así que le pregunte si su mama se lo chupaba a su tío, como le llamaban ellas, me dijo que si, y me pregunto mi quería que me lo chupara, claro que le dije que sí, que rico empezó a mamármelo, no era una experta pero tenía las intenciones de hacerlo, no sé si como, pero me vine en su boca, era tanto el placer que no puede aguantarme, ella se manchó un poco la pijama, así que me dijo que mejor me fuera, vaya a llegar su mama, para que así ella pueda cambiarse de ropa e ir donde su mama para decirle que ya me había ido, y me dijo que le iba a decir que había quedado muy satisfecha con las clases que le había dado.
Que niña esta pues, como me sorprendió,
pero hay más, les digo que estuve dos años en ese colegio, y si en una semana me había pasado esto, ni se imaginan todo lo demás
continuara pues

Comparte con tus amigosShare on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin