5 fantasías sexuales de las mujeres


, , ,

5 fantasías sexuales de las mujeres

1. Ser una stripper durante una noche. Parece que a las mujeres los juegos de cambios de roles también se encuentran entre sus principales fantasías. Según la encuesta, el papel que más las excita es el de la bailarina que se desnuda al ritmo de la música seduciendo al público asistente. Vaya, parece que con este sueño las mujeres aúnan la idea de cambiar de personalidad y que nos miren.

2. Sexo con una mujer hermosa. No, no se trata del soñado trío típico de los hombres, a ellas les atrae la idea de estar en la cama con otra chica, pero sin ningún hombre de por medio. Tanto si eres gay, heterosexual o bisexual, fantasear con alguien del mismo sexo es natural y normal: “Puede ser interesante imaginar un tipo de sexo que nunca has tenido o visualizar algo que estas interesada en probar”, explican los expertos que opinan que “se pueden experimentar nuevas ideas y sensaciones cuando fantaseas con alguien del mismo género”.

3. Exhibicionismo. A este paso hacemos un pleno al 15. En efecto, a ellos les gustaba mirar y resulta que a ellas les pone que las miren. Si a esto le sumamos el disfraz de stripper, pack completo para una noche de pasión como en sus mejores sueños.

4. Ser dominada. Y vuelta con la burra al trigo y el tema de los cueros, los atares de manos, los tirones de pelo y las palmaditas en el trasero. Pero sólo la idea. Por lo general, las mujeres prefieren imaginar este tipo de escenas pero no quieren que tengan lugar en la vida real. Vamos, que no es lo mismo ver 50 Sombras de Grey que llevar los cachetes tan escocidos que no puedan aguantar sentadas en su puesto de trabajo por el dolor.

Según los expertos en sexología, hay dos tipos de vertientes: las que sueñan con ser dominadas y las que se sienten atraídas por el papel de dominatrix. Las primeras podrían tener demasiado control sobre sus vidas y anhelar perderlo durante el sexo, mientras que las que fantasean con forzar a alguien a tener sexo con ellas podrían estar deseando tener más poder en la vida real y buscar un cambio de roles al menos durante las relaciones con su pareja.

5. Tener sexo con un extraño. “De todos los posibles tabúes, el sexo casual con un desconocido hace a la mujer sentirse especialmente ilícita y fuera de la norma, gracias a las costumbres sociales establecidas. No sé en qué momento empezamos a vivir en un mundo en el que ser una dominatrix está mejor visto que dormir con un desconocido, pero así es”, comenta Deitz

Ya sea con el cachas atractivo con el que se cruzó en el metro, el camarero del restaurante que la atendió hace unos días mientras cenaba con su pareja o simplemente con una persona que evoque en su imaginación, “la fantasía común del sexo con un desconocido permite a las mujeres sentir la tensión de practicar sexo anónimo, sin los riesgos reales que este podría conllevar”, puntualizan los sexólogos.

Comparte con tus amigosShare on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin